Marcel Molina Martínez

Marcel Molina en la Bienal: Espacio para meditar(se)

Antonio Enrique González • La Habana, Cuba

El joven y multipremiado grabador cubano Marcel Molina [1] delata una suerte de obsesión —que no obcecación— creativa casi monotemática, emplazada desde su primera muestra personal, intitulada La raíz que no florece [2]: el intenso impacto sociocultural que la abrupta cesación de casi 80 centrales azucareros en Cuba, a inicios del siglo XXI, tuvo en las comunidades (bateyes) adjuntas e interdependientes de tales instalaciones.

Edición Nro. 730 - Traspasos escénicos (23 de mayo al 29 de mayo de 2015)

Espacios para meditar

• La Habana, Cuba
Edición Nro. 730 - Traspasos escénicos (23 de mayo al 29 de mayo de 2015)

¿Grabar o grabar? Ese no es el problema

Virginia Alberdi • La Habana, Cuba

La realización, a lo largo de este noviembre, del VIII Encuentro Nacional de Grabado ha puesto, una vez más, sobre la mesa la eterna discusión acerca del agotamiento o renovación de las técnicas convencionales de una manifestación artística que en nuestro país, pese a limitaciones económicas y materiales, ha logrado una tradición y determinada expansión territorial ―esto último probado en los casos de Santiago de Cuba, donde destaca el liderazgo de Miguel Ángel Lobaina y el Taller Cultural Luis D&iacu

Edición Nro. 655 - Quince razones para seguir siguiendo (23 de noviembre al 29 de noviembre de 2013)
Distribuir contenido